lunes, 16 de febrero de 2015

Costabona y Roca Colom.

Pollo en el Costabona
Si es un placer descubrir lugares en compañía, también lo es que te los descubra alguien que ya los conoce. Y también es un placer llevar a alguien a un lugar que no ha estado y que uno ha recorrido varias veces. Así que por este último motivo, o puede que por todos ellos, un lunes que pinta fantástico, y además no es festivo, nos vamos al Costabona y al Roca Colom.

Pollo en el Roca Colom. Gra de Fajol,Bastiments y Pic de la Dona al fondo.
El Costabona es el último gran pico del Pirineo en España,  antes de que se sumerja 10 kilómetros mar adentro en el Cap de Creus. Al NE se encuentra el Canigó, que sería el último macizo francés. O el primero... Y un poco al W el Roca Colom presidiendo el Circ de Concrós como penúltimo gran reducto. O segundo... Cada uno es libre de poner el inicio de los Pirineos donde más le guste; lo que no cambia es que van de Cap de Creus a Ondarríbia.

Refugio Jaume Ferrer
John Wayne dejando el refugio
La ruta con las condiciones que encontramos exige el uso de raquetas durante la mayor parte del ascenso y crampones para recorrer sus esteparias planicies muy por encima de los 2.000 metros. La cara norte está siempre heladas en invierno y progresar por ella sin crampones es casi imposible. Desde Vallter hasta el Puigmal se suceden las cimas en un suave, pero engañoso, desnivel que permite coleccionar picos sin prácticamente esfuerzo. La trampa viene porque ese escaso desnivel entre cimas, y la nula dificultad en superarlas, puede llevarnos a menospreciar la distancia y calcular mal el tiempo del recorrido, todavía más si hay nieve o hielo que siempre ralentizan la marcha.

Llegamos a las pistas de Vallter 2000 con la idea de descender por el GR hasta el coche... unos 10 kilómetros más abajo. Pero el GR estaba completamente oculto por la nieve y la noche estaba al caer. Así que decidimos seguir por la carretera con la esperanza de que algún coche bajara desde las pistas. Y efectivamente, los encargados del bar nos bajaron en su flamante furgoneta en pocos minutos lo que nos hubiera llevado alrededor de 2 horas, y con casi 20 kilómetros ya en nuestras piernas por las cumbres de la zona.

Al sol sobre el Circ de Concrós
El momento especial lo vivimos cerca de la cima del Costabona. En una parada fuimos conscientes del silencio total que nos rodeaba. El viento extrañamente no soplaba en absoluto a casi 2.500 mts, y la quietud lo invadía todo. Ni siquiera el sonido de los insectos que normalmente se dejan oír revoloteando en primavera o verano, o el graznido de las chovas. Nada. Solos. Estuvimos unos minutos escuchando el silencio; éramos el centro de unas extensas y silenciosas panorámicas que dejaban ver incluso el Cap de Creus y el mar, rodeados de montañas nevadas, sin nubes, bajo un intenso y profundo cielo azul. Especial porque realmente esta quietud es difícil encontrarla a esas alturas, ya que la más mínima brisa rompe el silencio

Dos cabalgan juntos
Una gran satisfacción por el día y por haber dado a conocer a mi compañero esta formidable zona del Pirineo de Girona, en una época en la que está espectacular y con ese pequeño punto de aventura que tuvo.


video

miércoles, 4 de febrero de 2015

L'Elefant i el Cavall Bernat

Le toca el turno a Montserrat. La sierra ofrece muchísimas posiblildiades, dede senderismo tranquilo, ascensiones y trepadas por pasos equipados, hasta la pura escalada. Nos decidimos por una ruta que nos llevará a la cumbre de una de las agujas y descenderemos por una vertiginosa y trepidante canal equipada con cuerdas.

L'Elefant a la izquierda

Vistas al Monasterio
Desde la misma Plaça de La Font Gran en Monistrol de Montserrat parte un camino, marcado, que nos llevará hasta el Monestir de Montserrat por diferentes variantes. Cuando llegamos al cruce con la Dreçera de Tres Quarts nos desviamos por ella. Su nombre viene porque un monje del monasterio tomaba este camino desde Monistrol haciendo todo el recorrido en tres cuartos de hora; nosotros lo hicimos en una hora. Una vez en el Monestir vamos a buscar el camino hacia Sant Jeroni, que tomamos por las escaleras justo a la izquierda de unas fuentes evidentes en la plaza por la que se accede al interior del monasterio. Ganamos altura rápidamente por un largo tramo, con más escaleras, que no dejamos hasta el desvío a la ermita-refugio de Sant Benet. Durante el ascenso hemos tenido vistas al monasterio y hemos pasado por algún espectacular rincón junto al barranco. El camino a la ermita de Sant Benet asciende más suavemente y combina pasos entre el bosque de encinas y algún balcón que ofrece espectaculares vistas hacia el E, sobre las verticales paredes del macizo. El entorno de la pequeña ermita, cerrada con llave, nos sirve para tomar un respiro y reponer fuerzas.

Descenso del Elefant
Seguimos el PR que pasa a través del marco de la puerta en un muro de obra (?). Al cabo de pocos metros un camino a la izquierda nos llevará hasta la base del Elefant, una aguja que evidentemente recuerda a este animal. El ascenso por la parte posterior "de la cabeza" del Elefant se realiza trepando en su mayor parte; hay un paso entre dos rocas que es el más complicado, aunque no peligroso, ya que es muy estrecho y hay escasos salientes a los que agarrarse o apoyar los pies.Las vistas a 360º desde la cima son muy extensas. El macizo de Montserrat puede verse prácticamente desde cualquier cima de Catalunya al encontrarse en una gran zona de colinas bajas entre las sobresale su singular silueta. Por lo tanto desde esta atalaya vemos también prácticamente todas las montañas no sólo de Catalunya si no incluso, como indica un panel cerca del Coll de la Maçana, el Aneto en días muy despejados.

 Descendemos al camino de nuevo por el mismo lugar y siguiendo hacia el NW nos dirigimos al Cavall Bernat, que queda frente a nosotros. Otra vez dejaremos el sendero para tomar otro a la derecha una vez pasado el Cavall Bernat; éste nos lleva a su base desde donde accederemos a la la vertical canal por la que descenderemos. Después de comprobar que las mochilas están estables y bien fijadas a nuestro cuerpo, y que los bastones están correctamente colocados en las correas de la mochila para que no molesten ni se enganchen durante el descenso en cualquier saliente, nos disponemos a bajar. Las cuerdas y cordinos colocados en el recorrido permiten descender cómodamente los aproximadamente 200 metros de desnivel; hay varios lugares en los que podremos descansar los brazos, que harán un importante esfuerzo. Sobre nosotros se despliega hacia el cielo la pared NE del Cavall; a los lados las verticales paredes del macizo, a nuestros pies el bosque de encinas en la faja de la montaña, más abajo la carretera, más allá el llano, y frente a nosotros una extensa vista hacia el E.

Descenso por la canal del Cavall Bernat
El final del descenso es un corto trecho por el barranco que nos lleva al GR, el mismo que hemos tomado en el monasterio y que rodea toda la montaña. Ahora seguimos el sendero hasta un desvío hacia la carretera, por la que caminaremos unos metros para seguir por otro camino hacia el Monestir de Sant Benet y finalmente llegar Monistrol.

Descendiendo junto al Cavall Bernat
Una excursión difícil sobre todo por el tramo de descenso por la canal del Cavall Bernat, que aunque no presenta dificultades técnicas requiere no ser propenso al vértigo; hay que tener en cuenta que una caída en ese descenso puede ser un auténtico desastre.

domingo, 1 de febrero de 2015

Tranquila y con niños

El Castell d'Eramprunyà es una construcción medieval que se erigió para defender lo que actualmente son los municipios de Gavà, Begues, Castelldefels, San Climent de Llobregat, Viladecans y una parte de Sant Boi de Llobregat. Formaba parte del sistema defensivo de la frontera entre Al-Andalus y el Imperio Carolingio y fue la sede política, económica y militar de los territorios entre el camizo del Garraf y el rio Llobregat en su desembocadura. El castillo ha pasado de mano en mano durante muchos siglos y ha sufrido ataques en diferentes guerras, quedando en el siglo XIV realmente dañado. En su interior se encuentra la ermita de Sant Miquel d'Eramprunyà de estilo románico. El camino que sube de La Sentiu, en Gavà, hace tiempo que me fascinó. Primero porque es una trialera de bajada en BTT realmente larga, técnica y espectacular. Y segundo porque me llamaron la atención los restos de muros y puentes en su recorrido, además de las vistas de las que no se puede disfrutar en bici, porque no se puede sacar la mirada del suelo en todo el recorrido a riesgo de sufrir un tropiezo importante.

Uno y los otros
Otro y los otros
Así que con la decisión tomada de hacer este camino de subida caminando, nos dirigimos con niños hasta él para llegar hasta el castillo. Podemos contemplar las vistas hacia el mar, hacia Las Agulles, ver el castillo asomando sobre nosotros, fijarnos en los muros y miradores del camino. Al castillo podemos acceder porque hay un par de vallas que han caído (o han tirado), porque está en restauración y las visitas están restringidas. El viento seco de estos días ha dejado la atmósfera limpia y las vistas hacia el Barcelonés son inmejorables. Incluso se ve a lo lejos la costa de El Maresme; y el fuerte y frío viento que todavía hace nos obliga a descender y hacer el bocadillo en un lugar al sol resguardados del viento.

Una ruta corta, ideal para hacer con niños, con poco desnivel y no exenta de curiosidades y buenas vistas.


Corriendo...

Por los alrededores de Sant Pere Màrtir en el municipio de Esplugues de Llobregat, en plena sierra de Collserola, hay infinidad de caminos y pistas ideales para excursiones a pie o carreras de montaña. Esto permite variar los recorridos evitando la monotonía. Podemos correr por pistas fáciles sin desnivel como la Carretera de les Aigües; recorrer senderos entre Vallvidrera y Sant Just sin pisar prácticamente ninguna pista; descender hasta el Pantà de Vallvidrera y subir por un estrecho sendero hasta Can Pascual y descender por otro igual hacia el Coll de Can Cuiàs; o buscar los buenos desniveles ascendiendo y descendiendo por sus múltiples colinas.


Una pista natural ideal y en pocos metros cuadrados con múltiples recorridos y posibilidades.