viernes, 31 de julio de 2015

Monteixo, la milla vertical

El Monteixo desde la Roca Cigalera
El Monteixo es un pico de 2905 mts que surge de manera manifiesta cuando se accede por la carretera de Áreu en la Vall Ferrera. Hasta hace unos años se realizaba una carrera denominada la Cuita al Sol. Se trataba de llegar a la cima antes de que el sol se pusiera y alcanzara la sombra a los corredores; el que se veía engullido por ella quedaba descalificado. Ahora se denomina la milla vertical. Se trata de ascender una milla, 1609 mts, en poco más de 5 kms.

La cima hacia la derecha
Después de 4 días de ruta siguiendo el itinerario La Porta del Cel nos desplazamos a Áreu para ascender el Monteixo. Nos alojamos en el camping y hablamos con el alma de la prueba y su hijo. Después de valorar las diferentes alternativas optamos por ascender por el camino de la milla; una camino que no aparece en el mapa Alpina pero que está suficientemente marcado para seguirlo sin problemas a pesar de que en algún tramo no se aprecia traza alguna.

Acometiendo los brutales últimos metros
Desde el mismo momento en que traspasamos el río el camino empieza a ascender de manera decidida. Hay que cruzar en diagonal la loma de la montaña para llegar hasta la cresta y seguir ascendiendo por el Serrat de Costa Calda. No hay tregua, se trata de subir y subir; la ayuda de los bastones es imprescindible. Se gana altura rápidamente y en poco tiempo tendremos el pueblo a nuestros pies, literalmente. Al salir del bosque aparece un prado que cruzamos para seguir ascendiendo por una pared rocosa siguiendo algunos hitos. Y pronto tendremos frente a nosotros la rampa final hasta la cima. El último tramo da miedo sólo verlo. Se empina de una manera evidente, unos 200 metros en los que parece que se multiplique el desnivel. Lentamente y por la zona herbosa alcanzamos la abrupta cima.
Pic de Noris en primer término
Dificultad técnica ninguna; tan sólo es necesaria la forma física para soportar el largo y empinado ascenso. Nosotros vamos a paso de caminadores y alcanzamos la cima en 4 horas: 400 metros de ascenso por hora más o menos. Sólo hemos hecho alguna corta parada para reponer fuerzas, beber o hacer fotos. El récord está en 59 minutos, Kilian Jornet. Pero los ganadores de las últimas ediciones lo hacen en 1,10 horas.

Cúmulos amenazadores
El paisaje desde el Monteixo es un espectáculo. Vistas hacia las cimas de la Val d'Arán, Aragón y por supuesto las más cercanas de los Valles de Cardós y Ferrera, como la Pica y Certascán.

Paredes afiladas en la cara norte.
Para el descenso decidimos tomar el camino de los Estanys d'Aixeus. Ésta cara es otra cosa. Un circo completamente roto y rocoso abraza a los estanys, presidido por el pico de Noris. Descendemos por una canal vertical, una tartera que nos obliga a descender con cuidado porque es muy inestable. Pero cuando alcanzamos el camino más tendido podemos progresar de nuevo con más calma. Junto al río que nace del desagüe de los estanys llegamos a la pista en la Pleta dels Frares, donde hay un aparcamiento. Ésta pista nos deja en el Pla de la Selva, desde donde se puede tomar el GR para llegar a Áreu, no sin antes hacer unos 3 kilómetros por la pista.
Estanys d'Aixeus
Por alguna extraña razón el GPS no guardó la ruta, pero la distancia total debe rondar los 15 kms y el desnivel positivo unos 1650 mts, pero teniendo en cuenta que algo más de 1600 se hacen en los primeros 5 kilómetros y luego prácticamente no hay ascenso alguno.

Ruta recomendable para probar nuestras posibilidades, aunque el ascenso no podemos calificarlo de demasiado bonito ni ofrece unas vistas destacables más allá de las del valle que poco a poco se va abriendo a medida que ganamos altura. La vistas desde la cima y la bajada por los estanys valen realmente la pena, gana muchos puntos la ruta gracias a ellos. Y llegar hasta el pico de Noris descendiendo por la cresta es otro reto que dejamos para otro día; después de la milla y los metros y kilómetros acumulados durante la semana decidimos dejarlo para mejor ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario